Harta de pagar un precio desmesurado por la luz, me decidí a instalar mis propios paneles para ser autosuficiente y así poder ahorrar unos eurillos que ahora gasto en leche sin lactosa de vacas criadas con música clásica. La mejor decisión que he tomado en mi vida. La de instalar paneles, me refiero.